domingo, 28 de febrero de 2016

Escucha sacerdote

Yo lo vi hoy domingo
Señoras pomposas entrando en la iglesia
Sí, yo lo vi
Señores con El Mercurio bajo el brazo entrando en la iglesia
                Y allí estaba ella
                Aquella mujer humilde
                Castigada por la pomposidad
                Humillada por un sistema amigo del Mercurio
                Allí estaba ella
                Limosneando caridad
Y ellos seguían entrando en la iglesia
Ignorando la escena
Y ellas pomposas hablaban de sus vacaciones al entrar al frío templo, supuestamente llamado iglesia
                Yo te pregunto sacerdote
                ¿Has visto la escena?
                Sí, aquella olvidada mujer a la entrada  de tu pomposa iglesia
                ¿No te avergüenza la fría iglesia en que estas?
                Yo te pregunto sacerdote católico, apostólico y romano
                Has notado toda la pomposidad que te envuelve
                Por qué eres el sacerdote de las pomposas y de los que leen El Mercurio
                Por qué no invitas aquella mujer que limosnea caridad a entrar a “tu” iglesia
                Pero te recuerdo no es “tu” iglesia
                Es la Iglesia de ella
                Porque la Iglesia es para los excluidos y las apartadas
                Créeme que tu pomposa grey no entrara en el Reino
                Es más fácil volvernos todos socialistas
                Que ver algunos de tus pomposos lectores del Mercurio estar con Dios
                En qué momento sacerdote abandonaste tus votos para servir a los intereses del demonio
                ¿Cierto Dios?
                Cierto que enviaste a Tu Hijo a dar honor a los castigados por la pomposidad
                Tú no quieres iglesias rodeadas de pomposidad
                Tú anhelas un Iglesia pobre
                Una Iglesia carente por haberlo entregado todo y más
                Una Iglesia que sufre por dar
                Una Iglesia perseguida por no callar
                Una Iglesia hermanada
                                               No la pomposidad
                                               No la comodidad que les da el mercado
                Tu grey buen Dios es excluida de Tu Iglesia
                Tu Grey buen Dios clama justicia y los pomposos cierran sus oídos
                Cuántos supuestos sacerdotes buen Dios se cegaron por la pomposidad del alba
                Cuánto pastor adicto al poder
                Buen Dios cuánta decepción debes sentir
                Escucha sacerdote
                Asco me das
                Asco me da tu putrefacción a pomposidad
                Asco me da tu comodidad
                Y asco me doy yo por escribir esto
                                Y no gritar a tu grey asquerosa
                               “pomposos hipócritas,
                               Cristo está afuera.         
                               Y está pidiendo monedas”.