viernes, 1 de enero de 2016

Saudade de la saudade

Saudade que palabra tan potente
Saudade es la nostalgia de lo no vivido y ya extrañado
Saudade por lo que no fue pero habría sido prodigioso
Saudade de las caricias no dadas pero ya extrañadas
Saudade de esos besos tímidos y tiernos que nunca se concretaron
Saudade de esas caminatas pensado en mejorar el mundo y el mundo no mejoro y nosotros no caminamos
Saudade de abrazar, sentir tu pecho, tus latidos cerca de los míos
 pero  eso no está, eso no existió
Saudade de lo físico, de ver tus ojos reflejados en los míos
Saudade de  tu cara de interesante cuando hablaba y aun hablo y aun nada es interesante
Saudade del dolor de verte partir y sentir el vacío
 Ahí está el vacío, ya te vi partir pero no había un nosotros
Saudade de nosotros seres únicos en un mundo único
Saudade de lo indescriptible que llegas a ser
Saudade por no tenerte junto a mí, despertar junto a mí
Saudade de la saudade de no tenerte
Y estas ahí, te veo, te siento, te escucho
Te sé viva, te sé compañera, se te mujer
Pero yo estoy muerto, opte por morir
La muerte no camina con la vida
Que envidia de la vida
Saudade de construir contigo amor
Saudade de vivir contigo pasión
Saudade de explotar contigo en éxtasis
Saudade luchar contigo por paciencia
Saudade de hacer contigo  locuras
Saudade de irracionalizar contigo racionalidad
Saudade de dar sonido contigo al silencio
Pero estoy muerto, no estoy contigo
Mi saudade es extrañar estar contigo, amarte, desearte
Saber que sería sublime, bendito
Pero no está porque yo morí
Mate mi ser, mate mi esencia
Pero usted vive
Usted es la saudade más sublime que he vivido
No te tengo y ya extraño tu ausencia   
Así somos los muertos

Necesitamos de ustedes los vivos.