sábado, 28 de noviembre de 2015

A ti mi querida iglesia. (Inspirado en un predicación del Pr. Lisandro Orlov)

A ti mi querida iglesia
A ti, que pareciera que has sucumbido al sistema imperante
A ti,  iglesia de la “i” minúscula
A la iglesia del corto plazo
A la iglesia emprendedora que se transforma en agente económico
A la iglesia jerarquizada
Fría y estatuaria
A ti querida iglesia
A ti te digo: 
                  Que  hemos reducido el amor de Dios a cuatro paredes
                  Lo hemos reducido a credos pomposos
                  Lo hemos reducido a lo “todopoderoso”
                  Cuánta vanagloria hay en nuestras oraciones:
Omnipotente
Omnipresente
Majestuoso
Santísimo
Lo hemos reducido a lo teológico
Lo hemos encasillado al dogma
Lo hemos reducido a la moralidad
Lo hemos coartado a interpretaciones fanáticas y  enfermizas

Ellos los poderos,  los de facto
Lo liberales, los de la derecha conservadora
Los de las clases acomodada y los arribistas de siempre
Los de la izquierda “progresista”
Usan tu nombre 
Para favorecer sus intereses
Intereses mezquino y mercantilizado:
“Dios dame esto”
“Concede aquello”

Cuántos toman el nombre de tu hijo
Y lo hacen llavero
Lo hacen amuleto
Lo hacen mágico

 Hemos reducido tus vivencias en los caminos de Galilea
A un tour por la ciudad santa de Jerusalén
Que de de santa no le queda mucho
Pero si le sobran bombas, balas y opresión


Tu iglesia de la “i” minúscula
De la cual soy miembro y lo hago con vergüenza
Hemos investido a Dios de poder y juicio
Cuando todo se resume a humildad y Gracia.
Nos gusta tenerte lleno de poder
Por que amamos el poder
Queremos un Dios todopoderoso
Para que destruya a nuestros enemigos.
Cuando tu eres el Dios toda-debilidad
Toda-mansedumbre
Toda-humildad
Que lo revolucionó todo
Al poner la otra mejilla
Tú eres el Dios que expulsa a los mercaderes
No el dios que se deleita en los manjares del capital
Eres Dios del cojo, el mudo y el tuerto
No el dios de la belleza neo-liberal

Nosotros los hombres
Los machos alfa proveedores neo-liberales
Te hicimos machistas y opresivo
Cuando eres el Dios de la justicia y la dignidad
El Dios de la mujer y la trabajadora sexual
Del homosexual y bisexual
Del travestí y el transformista
Del alegre y el aburrido
Del soltero y el que disfruta de la compañía


Como te hemos encasillado,
Como te hemos hecho apático, tedioso
Cuan yo te veo en la bares mientras bailo con mis amigos y amigas
Cuanto te veo en los muchos tragos que me sirven para emborracharme y borrarme de la opresión
Cuando converso un cigarrillo sentando en balcón buscando respuestas del cielo

Cuando tan sólo debo caminar por las calles para saber tus respuestas.

Por Juan A. Rojo
http://poesiasinmetrica.blogspot.cl/