jueves, 26 de noviembre de 2015

A ti mi querida iglesia.

A ti mi querida iglesia
A ti, que pareciera que has sucumbido al sistema imperante
A ti,  iglesia de la “i” minúscula
A la iglesia del corto plazo
A la iglesia emprendedora que se transforma en agente económico
A la iglesia jerarquizada
Fría y estatuaria
A ti querida iglesia
A ti te digo:  
Que  hemos reducido el amor de Dios a cuatro paredes
Lo hemos reducido a credos pomposos
Lo hemos reducido a lo “todopoderoso”
Cuánta vanagloria hay en nuestras oraciones: 
Omnipotente
Omnipresente
Majestuoso
Santísimo
Lo hemos reducido a lo teológico
Lo hemos encasillado al dogma
Lo hemos reducido a la moralidad
Lo hemos coartado a interpretaciones fanáticas y  enfermizas
Ellos los poderosos,  los de facto
Lo liberales
Los de la derecha conservadora
Los de las clases acomodada y los arribistas de siempre
Los de la izquierda “progresista”
 ... Todos usan tu nombre
Para favorecer sus intereses
Intereses mezquinos y mercantilizados:
“Dios dame esto”
“Concede aquello” 
Cuántos toman el nombre de tu hijo
Y lo hacen llavero
Lo hacen amuleto
Lo hacen mágico 
Hemos reducido tus vivencias en los caminos de Galilea
A un tour por la ciudad santa de Jerusalén
Que de de santa no le queda mucho
Pero si le sobran bombas, balas y opresión 
Tu iglesia de la “i” minúscula
De la cual soy miembro y lo hago con vergüenza
Hemos investido a Dios de poder y juicio
Cuando todo se resume a humildad y Gracia. 
Nos gusta tenerte lleno de poder
Por que amamos el poder
Queremos un Dios todopoderoso
Para que destruya a nuestros enemigos. 
Cuando tu eres el Dios toda-debilidad
Toda-mansedumbre
Toda-humildad
Que lo revolucionó todo
Al poner la otra mejilla 
Tú eres el Dios que expulsa a los mercaderes 
No el dios que se deleita en los manjares del capital
Eres Dios del cojo, el mudo y el tuerto
No el dios de la belleza neoliberal 
Nosotros los hombres
Los machos alfa proveedores neoliberales
Te hicimos machistas y opresivo
Cuando eres el Dios de la justicia y la dignidad
El Dios de la mujer y la trabajadora sexual
Del homosexual y bisexual
Del travesti y el transformista
Del alegre y el aburrido
Del soltero y el que disfruta de la compañía  
Como te hemos encasillado,
Como te hemos hecho apático, tedioso
Cuando yo te veo en los bares mientras bailo con mis amigos y amigas
Cuanto te veo en los muchos tragos que me sirven para emborrarme y borrarme de la opresión
Cuando conversamos un cigarrillo sentando en balcón buscando respuestas del cielo
Cuando tan sólo debo caminar por las calles para saber tus respuestas.
A ti iglesia de la “i” minúscula
Te digo:
Busca a Dios, busquemos a Dios
Donde se debe buscar
En la humildad de su sandalias
En el pesebre de Belén
Las pobres y oprimidas tierras de Galilea
Lejos del poder y la pomposidad
Lejos del taque y la tortura
Lejos del amor protocolizado como normal

Lejos de una iglesia con “i” minúscula
Por Juan A. Rojo

(Inspirado en un predicación del Pr. Lisandro Orlov)