miércoles, 30 de diciembre de 2015

Al otro lado de la habitación.

Acá estoy
sentado frente a “mi escritorio”
con un whisky
mi pipa
mis dudas
y mis múltiples fracasos

Acá estoy
alegremente solo
lleno de incoherencias,
lleno de sueños que no cumpliré

Acá estoy
sabiendo que está al otro lado de la habitación
  viviendo SUS fracasos, SUS alegrías, SUS penas, SUS sueños
no sé si este intento de dar coherencias a estas letras llegue a sus manos.
Sé que lleva dos o quizás tres días en Chile.
¡Ya volvió de las Europas!

Pero sé que está ahí
la sé cerca
la sé libre
la sé temerosa
la sé revolucionaria
la sé bella
la sé soñadora y loca
la sé alegre y callada
la sé riendo y la sé llorando
la sé inspirada y la sé ebria

Me sé inspirado porque está
porque puedo escribirle
porque me sé cobarde y fracasado
me sé enojado y triste
Pero por sobre todo me sé VIVO
 porque usted está
al otro lado de la habitación

No sé si esto llegue a sus manos
no sé si algún día despertaré junto a usted
pero me conformaré de saberla
al otro lado de la habitación

Me SÉ sobrio y ebrio
y
en ambos estados, sé quién es Usted

Cuánta revolución
cuánto de Reino de Dios hay en su camino
que me insta a caminar a su lado
no sé si nuestros caminos vayan paralelos,
pero sé que esos caminos conllevan fuerzas
sueños y esperanzas

No la veo
porque está al otro lado de la habitación,
Con sus derrotas
 que son mis derrotas,
porque usted libremente tomo mis fracasos y los hizo suyo

La sé camarada
 La sé amiga
 La sé maestra
 La sé hermana
 La sé débil
 La sé fuerte
La sé feliz
 La sé triste,
La sé mujer

Cuánta búsqueda del amor
recorriendo miles de kilómetros
cuántos besos y cuántas caricias
a otros y otras
estando tan cerca
tan sólo
al otro lado de la habitación

Tantos no sé
 tantas preguntas sobre mí,
cuando estoy junto a Usted

Camarada,
Me gusta ser Juan Rojo cuando estoy a su lado,
Porque Usted cree en mí
(Aunque no sea así, lo disimula muy bien)
el Juan Rojo que está a su lado
es un Juan Rojo que cree y anhela
un Juan Rojo VIVO y activo

¿Cómo dejarla ir?
¿cómo no caminar junto a Usted?
cuando Usted hace de mis pesadas pisadas
livianas caminatas

Usted sabe quién soy
soy aquel que no gusta de la avena
el que sobrevive con constante deudas por ser un pésimo administrador
soy aquel que no baila salsa
(Insisto no baila salsa)
Soy el que se enoja fácilmente
el que no puede – no quiere – disimular su desagrado
el que camina lento y odia ser intelectual
el obsesivo en limpiar y ordenar
el que gusta de escribir –y lo hace mal-
el que gusta de cocinar
aquel que se levanta temprano

Soy sólo eso
no puedo ofrecer más
soy  sólo lo que ve
pero soy el que MEJORA
cuando está cerca de USTED

Por qué buscar tan lejos el amor,
ese esquivo y a veces maldito vocablo, cuando tan sólo está
al otro lado de la habitación

Por qué buscar el amor y no dejar que aterrice solo
por qué no dejar que nos invada a ambos

Cuántas veces me suicide, pero usted sin saberlo me resucito
y allí vi el amor de Dios
cuántas cartas que no he escrito pero debí hacerlo
porque cada palabra llevaba su nombre
tantos no sé
tantas palabras
tantas letras ilegibles
para tan sólo decir
que USTED bendice mi camino
y
sencillamente
complejamente
obligado
y
voluntariamente
La amo

Gracias
gracias
gracias por ser sólo USTED
y dejarme ser
sólo yo

Todo esto
 tan solo
Al otro lado de la habitación.