martes, 1 de diciembre de 2015

Autómata

Me vuelto un autómata
Un autómata al levantarme cada mañana y pensar que ponerme
Un autómata al dirigirme al baño y lagañosamente orinar mientras echo a correr el agua de la ducha
Un autómata al ducharme usar el shampoo e inmediatamente después el bálsamo en ese dogmático orden
Un autómata al afeitarme y comenzar siempre por la mejilla derecha
Un autómata en usar desodorante y estresarme por las arrugas de las camisas obsesivamente planchadas con anterioridad
Un autómata de colgarme burocráticamente la cruz de madera que alguien me regalo
Un autómata de tomar café y dejar media tostada sobre la mesa
Un autómata de tomar el mismo bus, en la misma parada, a la misma hora, con el mismo rostro derrotero
Un autómata en ver siempre el mismo camino a la oficina
Un autómata en responder cientos de correos
Un autómata en dar tantos buenos días a seres tan desagradables
Un autómata de escuchar la misma radio
Un autómata de leer los mismos diarios
Un autómata de ofuscarme del mundo, su hambre, sus guerras, sus injusticias
Un autómata de sólo ofuscarme y acomodarme en mi pequeña granja de privilegios
Un autómata de discutir con los mismos amigos de siempre de política y no estar de acuerdo
Un autómata al comer en el mismo sitio
Un autómata de caminar por las mismas calles
Un autómata al decir tantos “ te quiero“, tantos “ te amo“ cuando en verdad sólo se lo quieres decir a una persona
Un autómata de dar tantos besos mecánicamente
Un autómata al acostarse y buscar siempre el mismo sitio en la cama
Un autómata al hacer el amor que sólo se transforma en maquinal sexo
Un autómata de ver las mismas películas
Un autómata de mis ideas políticas
Un autómata esclavo de mi rol social según mi edad
Un autómata en corregir las faltas de ortografía
Un autómata en acariciar al perro y al gato
Un autómata al usar pijama según la estación
Un autómata al ir a la iglesia
Un autómata en crearme un Dios tan solemne y pomposo
Un autómata en usar el mismo nombre cada día
Un autómata que se volvió un engranaje de la maquina
Un autómata perfecto para la exploración
Un autómata de los sueños de una revolución fracasada
En resumen me he vuelto un jodido autómata
Del jodido que se da cuenta que es un autómata y esta jodido
Pero tengo esperanza
                                   Porque tu sales de mi automatismo


Juan A. Rojo
http://poesiasinmetrica.blogspot.cl/